Audi R8 | Auto Sprint

Auto Sprint

Audi R8

4,6 segundos de 0 a 100, velocidad máxima de 301 km/h, motor V8 con 420 CV,… todo eso en una carrocería como la del R8, llena de deportividad y elegancia con una longitud de 4,43 m, ancho 1,90 m y alto 1,25 m: todo un referente en deportivos

Por: David Herranz

Los alemanes ya no se avergüenzan frente a marcas italianas especialistas en super deportivos. Con el R8, hace su entrada en el segmento más exigente del mercado automovilístico. Aquí se presentan pocos constructores, aunque muy afamados, para complacer a clientes solventes y muy exigentes. Los motivos para comprar un se encuentran siempre en el ámbito emocional y el diseño exterior, junto con muchos caballos, es fundamental en la decisión de compra. Frente al R8, que está a la venta por 129.220 € con cambio automático, nos encontramos a otro alemán, el 911. Un Porsche 911 Carrera 4S Coupé cuesta 111.616 euros, tiene un motor de 385 CV e igual que el Audi, tracción total.
En el R8 la carrocería es de aluminio y divide el cuerpo del vehículo en dos partes: el habitáculo y la zona del motor. Por llevar el motor central, la cabina se ha desplazado hacia delante y detrás de ella encontramos el propulsor V8. El problema de estos vehículos con motor central es la capacidad del maletero. En el caso del Audi contamos con un maletero delantero de 100 litros y otros 90 detrás de los asientos, aunque en realidad ¿quién mira el maletero de un deportivo?
Por fuera lo primero que nos llama la atención es, además de la carrocería en dos colores, los faros de xenón con luz de marcha diurna en tecnología LED típica de la marca. El frontal se caracteriza por ir flanqueado a ambos lados por grandes entradas de aire, necesarias para la refrigeración de motor y frenos. En la parte trasera el R8 es ancho y dominante. Como en el frontal, el centro de atención lo conforman dos grandes salidas de aire, aquí acompañadas por cuatro salidas del escape.
De las partes más llamativas del vehículo están la cubierta transparente del motor y un spoiler trasero, desplegable de forma automática. A través del cristal del portón trasero podemos ver el impresionante motor incluso en la oscuridad. Unas luces conectadas a la función de apertura con el mando a distancia iluminan el vano motor.
Para añadir peso al tren trasero y contrarrestar la resistencia del viento entra en juego adicionalmente un spoiler trasero, desplegable de forma automática cuando se llega a una velocidad alta. Cuando bajamos de velocidad y ya no hace falta esa fuerza añadida, el spoiler se cierra automáticamente. Existe un botón en el habitáculo que anula el sistema.
En cuanto a motor y prestaciones, el R8 probado cuenta con un motor de ocho cilindros en V con inyección directa de gasolina FSI que rinde 420 CV de potencia y un par de 430 Nm entre 4.500 y 6.000 rpm. Con este bloque conseguimos un valor de aceleración de 4,6 segundos y una velocidad máxima de 301 km/h.
Toda esta potencia se transmite a un cambio manual de seis marchas con recorridos de cambio cortos o un cambio secuencial R tronic (que ha sido el que hemos probado). Si el comprador quiere este cambio R tronic tendrá que pagar unos 8.100 euros más.
La tracción es integral permanente quattro, con una distribución del peso del 44% a 56%. Importantísimo este sistema de tracción integral en este tipo de coches si queremos tener fiabilidad en una conducción deportiva y poder trasladar toda la potencia del motor a la carretera. De no tener sistemas electrónicos de ayuda a la conducción estaríamos patinando ruedas en cada salida y en cada curva. Gracias a que tanto Audi como otras marcas de alta gama tienen muy desarrollados estos sistemas de ayuda, llevar un super deportivo lo puede hacer cualquier conductor.
Otros datos técnicos interesantes son los ejes con brazos transversales dobles delante y detrás para un comportamiento más seguro, el sistema de amortiguación Audi magnetic ride, las ruedas de 19 pulgadas, los sistemas de frenos de alto rendimiento y la posibilidad como opción de discos de freno cerámicos, mucho más resistentes a la temperatura e importados directamente de la alta competición.
Respecto al equipamiento, por los 121.100 euros que cuesta el coche con cambio manual, se puede esperar que tenga una imagen interior de gran calidad y numerosas posibilidades de personalización. Al equipamiento de serie se le puede añadir como opción un sistema de sonido Bang & Olufsen para los grandes amantes de la música.
Si antes decíamos que el maletero no es algo que pese mucho a la hora de valorar un deportivo, tampoco lo es el consumo. Quienes se gastas 20.000.000 de las antiguas pesetas no creemos que miren la cantidad de gasolina que gasta el coche. Los valores para el R8 son de 14,6 l/100 km en la versión manual y 13,6 l/100 km en la versión R Tronic.