Los coches de la guerra | Auto Sprint

Auto Sprint

los coches de la guerra de Afganistan

Conoce las novedades que utilizan los ejércitos del siglo XXI: Coches 4×4 capaces de adaptarse a los escenarios más duros.
El Humvee es el vehículo ligero de uso militar por excelencia. Originariamente estos «coches» fueron denominados Hummer, pero más adelante este término quedó reservado para el 4×4 civil más utilitario, aunque basado en el modelo militar.
Existen 17 variantes que son utilizados por los ejércitos de unos 40 países. Su funcionalidad permite que se pueda utilizar como plataforma de armas automáticas, misiles M220 TOW o ambulancia.

Por: Dept. Redacción

El Humvee nació en 1985, tras diez años de pruebas con distintos prototipos —entre ellos uno desarrollado por Lamborghini en 1977, el Cheetah, que no logró resolver las necesidades del ejército estadounidense de aquella época—. Finalmente fue AM General Corp. quien consiguió el contrato para proveer a las Fuerzas Armadas de estos vehículos tácticos. Entre 1985 y 2005, AM General ha fabricado más de 170.000 unidades en su factoría de Indiana. Y en los cuatro últimos años la producción se ha incrementado para atender las necesidades que surgen en dos conocidos escenarios bélicos: Irak  y Afganistán.
El primer Humvee con protección y blindaje fue el modelo M1114, un vehículo táctico armado para soportar ataques pequeños a partir de 1996. En la actualidad son los modelos M1151 y M1152 los que se sirven al US Army, el ejército que mayor flota posee. La gran diferencia de este modelo con sus antecesores es que tiene un nuevo diseño de armadura (denominado “B kit”) que puede ser instalado y desinstalado desde el vehículo por la propia tripulación, con gran rapidez y con menos herramientas, por lo que es capaz de transformarse en un vehículo blindado sólo cuando sea necesario.
Los Humvee no se envían totalmente montados a las zonas de conflicto, el vehículo y “B kit” van por separado, aumentando la flexibilidad táctica de este diesel. Se tarda unas 220 horas-hombre (cuatro días de trabajo) en armar un Humvee, y cada uno tiene un coste aproximado de 150.000 dólares.
Los nuevos vehículos cuentan con un motor mejor y más grande, aire acondicionado y un sistema consolidado de la suspensión. Más relevante es el hecho de que posee un área completamente armada, la del pasajero, que está protegida por el cristal especial con acero y a prueba de balas.
Sus características técnicas no dejan indiferente. El motor diesel es de 8 cilindros (6200 cm3). Tracción a las cuatro ruedas. Transmisión automática de 3 velocidades y sistema eléctrico de 24V/ 60 amps. Sus medidas son de 4,3 metros de largo, por 2,1 metros de ancho y una altura de 1,8 (reducible a 1,4 metros).
Su peso es de 2.340 kg, y su capacidad de carga es de hasta 2.700 kgs. Su velocidad máxima en carretera es de 105 km hora, y su autonomía es de 100 kilómetros con un depósito lleno.

MRAP´s
Con el aumento de los ataques directos y de guerrillas en los conflictos actuales, el Humvee se está sustituyendo en determinados casos por vehículos MRAP (Mine Resistant Ambush Protected), más apropiados para sobrevivir a ataques con proyectiles explosivos y emboscadas.
La aportación de este nuevo vehículo táctico ligero 4×4 es la de tener mayor resistencia ante impacto de un artefacto explosivo improvisado, gracias a la estructura en forma de “V” con la está estructurado el blindaje de su panza. Los MRAP se han ganado una buena reputación rápidamente ya que reducen drásticamente el número de bajas causadas por explosivos terrestres —hablamos de una reducción de víctimas mortales de hasta el 80%—, por lo que constituye una mejor alternativa al Humvee para el transporte de tropas en el combate.
Actualmente, hay tres tipos de MRAP: los vehículos de categoría I, con  un peso de siete toneladas y capacidad para llevar seis pasajeros; los de categoría II, de unas 19 toneladas y con capacidad para diez pasajeros; y los de categoría III, 6×6 de mayor envergadura y con un peso de 22,5 toneladas, que son empleados principalmente para remover minas y otros artefactos explosivos improvisados.
Su “kit” de blindaje de acero, al igual que el de los vehículos Humvee, se entrega por separado y se instala en zona. Aunque su coste es mucho más elevado, rondando los 500.000 dólares por unidad. De momento, el único ejército que cuenta con estos vehículos tácticos es el de Estados Unidos.
En cuanto a sus características técnicas, alcanza una velocidad máxima en carretera de 75 mph, y acelera de 0 a 30 mph en 12 segundos. Y su autonomía es ligeramente superior a los 100 kilómetros por depósito. Supera pendientes de hasta el 60% e inclinaciones laterales del 40%.
Son mucho más silenciosos que los Humvee y están equipados con un sistema de iluminación lateral —con alcance de hasta 100 metros— indicado para las tareas de vigilancia nocturna. Sus neumáticos “Run Flat” permiten que el vehículo pueda seguir en movimiento más de 30 kilómetros —viajando a una velocidad de 30 km/ h— incluso después de sufrir impactos en dos de sus ruedas.
Está equipado, además, con un sistema de conducción todo tiempo (DVE), dos cámaras traseras de visión, inhibidores de frecuencia contra artefactos explosivos improvisados y cortacables superior.

Sin blindaje para la ciudad
En los países en guerra, dentro de las áreas urbanas, los Humvee y MRAP quedan relegados a los convoyes. Para hacer patrullas y desplazamientos cortos se emplea otro tipo de vehículos tácticos ligeros, camionetas pickup 4×4 de doble cabina, mucho más ágiles. Hablamos del Ranger. Las calles de Afganistán están literalmente tomadas por estos 4×4, que allí son utilizados principalmente por la Policía. Combinan agilidad con resistencia ya que cuentan con un sistema de suspensión extra dura que lo convierte en un vehículo óptimo para los terrenos y las condiciones extremas que se dan en este tipo de escenarios. Además, son aptos para el traslado de tropas y también para carga.
Los Ford Ranger se introdujeron en Kabul en 2005 y, hasta la fecha, Estados Unidos ha dotado a la Policía Nacional afgana y al ejército con una flota de 5000 de estos vehículos distribuidos por todo el país.
Fabricados por RM en Bangkok (Tailandia), se sirven junto con piezas de repuesto para un periodo aproximado de dos años.
Existen cinco variantes de este vehículo todo terreno, que incluyen la carga, la respuesta de emergencia, personal o camiones de mando táctico y de personal, así como furgonetas de mantenimiento.

Texto y fotos: Maria Senovilla

Ver Prueba del Ford Ranger o Prueba del Hummer