Pinchazos: cómo evitarlos y cómo cambiar una rueda | Auto Sprint

Auto Sprint

Como cambiar una rueda

Cambiar una rueda puede parecer, a priori, una cuestión intuitiva y de sentido común. Pero incluso para aquellos que nos consideramos aficionados al motor, a veces, es conveniente recordar cómo evitar un pinchazo y una serie de pasos básicos tras sufrirlo, sobre todo por nuestra propia seguridad.
Lo primero que debemos comprobar es que no llevamos los neumáticos con una presión inferior a la recomendada por el fabricante pues, de lo contrario, la mayor fricción elevará la temperatura de la cubierta y aumentará el riesgo de reventón.

Por: Dept. Redacción

Debemos cerciorarnos en primer lugar de que contamos en nuestro vehículo con una rueda parar sustituir la dañada, dado que, por razones económicas y de espacio útil, es cada vez más habitual entre los fabricantes sustituirla por un kit antipinchazos y ni tan siquiera ofrecerla como opción.

Además, marcas premium como BMW tienden a equipar sus coches con neumáticos ‘Run Flat’. Estos permiten, durante unos 150km, circular hasta 80km/h con seguridad tras sufrir una pérdida absoluta de presión gracias a su carcasa rígida, flancos reforzados y materiales resistentes al sobrecalentamiento derivado del aumento de fricción generado por la baja presión. Así que, por ejemplo, para cambiar una rueda de repuesto BMW asegúrese en primer lugar que lleva una en su maletero.

 

Como cambiar una rueda

Como cambiar una rueda

Si no dispone de ella, siempre es aconsejable contar con un recambio en caso de reventón, donde el lateral de la goma puede rajarse y esta queda inservible para circular. En esta situación, en la que no se puede reparar el neumático, de nada valdrá tampoco el sellante del kit antipinchazos y, aunque es cierto que contamos con la posibilidad de llamar a la grúa, tampoco parece alentador tener que depender del servicio de asistencia del seguro, lento en ocasiones. Como para tener una urgencia…

Pero antes de explicar cómo cambiar una rueda hay que tener en cuenta una par de nociones básicas para evitar, en la medida de lo posible, encontrarnos en esta desagradable tesitura. Lo primero de todo, debemos comprobar que no llevamos los neumáticos con una presión inferior a la recomendada por el fabricante pues, de lo contrario, la mayor fricción elevará la temperatura de la cubierta y aumentará el riesgo de reventón. De hecho, la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda revisar las presiones cada mes.

 

Como cambiar una rueda

Revisar las presiones

Asimismo, hay que comprobar la fecha de fabricación de los neumáticos, ya que al margen de que la normativa establece que por debajo de los 1,6mm hay que cambiarlos, también es conveniente sustituirlos por el paso del tiempo, pues el caucho va perdiendo elasticidad y se cuartea, con el consiguiente aumento de probabilidades de sufrir un reventón. A los cinco años tras el montaje de una cubierta esta debería reemplazarse y, si la edad es superior a la década, nunca estará en condiciones de circular con seguridad.

Una vez asumido cómo minimizar el riesgo de destrozar de una goma, pasaremos a detallar lo que se debe hacer si igualmente ocurre para reemplazar una rueda de repuesto. Para empezar, debemos apartar el vehículo a la zona más llana y segura posible, ya que por razones evidentes no debemos exponernos en carreteras donde los coches circulen a alta velocidad. Además, en seguida y antes de empezar a detener el vehículo hay que encender las luces de emergencia para avisar a los demás conductores de que tenemos un problema.

Para continuar, es imprescindible ponerse el chaleco reflectante antes de salir del coche para que se nos vea con claridad y colocar los triángulos de emergencia a unos 50 metros de distancia. Después ya podemos ponernos manos a la obra: colocamos la rueda de repuesto debajo del coche por si acaso, aflojamos con la llave de cruz las tuercas de las ruedas, levantamos el coche con el gato, terminamos de retirar las tuercas, quitamos la rueda dañada y colocamos la de repuesto. Una vez puesta, apretamos las tuercas pero no del todo, bajamos el coche del gato y ya en el suelo terminamos de apretar los tornillos al máximo. Ya estamos en condiciones de continuar nuestro camino.

Como cambiar una rueda

Como cambiar una rueda