Prueba Skoda Citigo | Auto Sprint

Auto Sprint

skoda citigo

Probamos el Skoda Citigo, gemelo del Seat Mii y VW Up! que miden 3,54 metros de longitud con un peso de 854 kilos.
Situado en el segmento de los coches urbanos como el Toyota Aygo, Fiat 500, Hyundai i10 o Ford Ka, compite con éstos en el segmento de coches para la ciudad.
El Citigo es agradable de conducir en ciudad y en carretera por lo que gira, lo fácil que se aparca y porque su aceleración y estabilidad se acercan a la de modelos mayores. Lo mejor que tiene este Skoda es el motor: no se nota vibración pese a tener 3 cilindros y su consumo es ínfimo.

Por: Dept. Redacción

El Citigo, tanto de tres como de cinco puertas, es igual, gemelo del Seat Mii y VW Up!. Todos miden 3,54 metros de longitud, 1,64 metros de anchura y 1,48 metros de altura, con un peso de 854 kilos. Son unas medidas similares a las de modelos de otras marcas como el Fiat 500 o el Ford Ka, compitiendo con éstos en el segmento de coches urbanos. Sin embargo, al contrario que para el resto de marcas, Skoda no contaba hasta ahora con un vehículo por debajo del Fabia en tamaño, siendo además el único coche de tres puertas del que dispondrá la gama.

Se puede elegir entre dos motores de gasolina, ambos tricilíndricos y de un litro de cilindrada, con 60 y 75 CV, los mismos motores que tienen el Up! y el Mii. El modelo que probamos tenía 75 CV y lo que más nos ha sorprendido es el mímino consumo del coche, no pudiéndo pasar en ningún momento de 12 litros a los 100 en consumo instantáneo, algo que cualquier otro motor consigue en cualquier aceleración, viendo de manera común en las pruebas consumos instantáneos de 20, 30 ó 50 litros a los 100, cuando le pedimos el máximo al motor en una aceleración. El Citigo tiene un consumo homologado de 4,7 litros de media pero si queremos estrujarle para poder ir deprisa, el consumo no sube de 7 u 8 litros.

El chasis está bien diseñado y pese a no tener mucha batalla (distancia entre ejes), no es un vehículo nervioso o inestable. Tras someter al Citigo a pruebas de apoyo o frenadas bruscas, el pequeño de Skoda ha demostrado su seguridad y estabilidad de forma notable. El motor de 75 CV responde bien al acelerador, es suave y vibra muy poco. El dato de la vibración es importante pues el resto de marcas que fabrican motores de 3 cilindros no pueden evitar este desagradable efecto, tan notable cuando estamos parados en un semáforo, por ejemplo.

El habitáculo también es el mismo que sus hermanos Seat y Volkswagen. Está realizado con buenos materiales y de tacto agradable. Cuatro adultos pueden viajar en él sin problemas y los asientos son cómodos.
A destacar el volumen del maletero del Citigo con 251 litros, mayor que la competencia.

La mejor baza frente a sus competidores y hermanos es el precio de Skoda. El Citigo Active 1.0 de 60CV cuesta 8.370 euros incluyendo el nuevo Plan PIVE del gobierno. El modelo probado al ser de 75 CV y tope de gama cuesta algo menos de doce mil euros.

Galeria de fotos: