Mazda CX-7, un SUV muy deportivo | Auto Sprint

Auto Sprint

Mazda Cx 7

La nueva versión del SUV de Mazda mejora numerosos apartados de la anterior generación. El CX-7 posee ahora un diseño más deportivo, un interior más sofisticado en el que destaca la reducción del sonido y un nuevo motor Diésel de 173 caballos que cumple con las exigentes normas de nivel de emisiones Euro V. Además, el acabado Luxury permite que el CX-7 suba un peldaño de calidad, acercándose a los SUV premium.

Por: David Herranz

30.000 matriculaciones en Europa en menos de dos años han sido suficientes para que la compañía japonesa se animase a renovar su modelo CX-7. Un con una estética y dinámica muy deportivas y que además disfruta del espacio que caracteriza a este concepto de vehículo.

El diseño exterior del Mazda CX-7 es más deportivo, ofreciendo una parrilla delantera más grande y nuevas molduras cromadas y plateadas salpicadas por todo el vehículo que le dan un aspecto más vistoso y deportivo. También se añaden nuevas llantas de aluminio de 18 o 19 pulgadas (según versiones) y tres colores nuevos: Aluminium Metallic, Stormy Blue Mica y Sparkling Black Mica.

Por dentro, el CX-7 se revela más sofisticado y coherente con los tiempos que corren, con materiales de mayor calidad, alcanzando con el acabado Luxury cotas bastante importantes para un vehículo no . La sensación es la de un coche más confortable y duradero,  merced a los nuevos materiales y nuevas soluciones (asientos eléctricos con memoria, reposabrazos mullidos, salpicadero resistente a la suciedad…). Pero lo que realmente sorprende es la reducción de la acústica dentro del habitáculo, en la que contribuye el nuevo motor turbodiésel Common-rail de 2,2 litros. 

Este motor de 173 CV de potencia y 400 Nm de par máximo (a sólo 2.000 rpm) consume 7,5 litros de combustible cada 100 kilómetros de media, y emite 199 gr/km de CO2, lo que le permite superar las pruebas Euro V de emisiones. Un motor más ecológico que ofrece una dinámica muy deportiva. También se ofrece un motor de gasolina de 260 CV que convierte al Mazda CX-7 en una verdadera máquina de engullir kilómetros.

En materia de seguridad, el SUV mantiene los sistemas activos y pasivos de su predecesor y también posee las últimas mejoras incluidas en la nueva gama Mazda. Así, el CX-7 incorpora el asistente de cambio de carril, señal de parada de emergencia  en caso de frenazo brusco y una cámara trasera para ayudar en las maniobras de aparcamiento.

En definitiva, el Mazda CX-7 se revela como una alternativa para los que quieren disfrutar de emociones fuertes sin olvidar los trayectos largos con la familia.

Más información en la web de Mazda