Audi A6 3.0 TDI quattro tiptronic y Citroën C6 2.7 HDI V6 | Auto Sprint

Auto Sprint

comparativa A6 y C6

Cuando metemos en una coctelera un alto nivel de confort, una gran dosis de equipamiento, un buen puñado de caballos y, como colofón, unas carrocerías largas, obtenemos como resultado estos dos modelos de alto refinamiento.
En Auto Sprint hemos querido comparar los dos vehículos y ver todas sus cualidades y desventajas aunque en este segmento de coches los defectos son inapreciables. Viajar con cualquiera de estos dos modelos es una delicia. La comodidad, el silencio y el confort nos acompañan según nos montamos.

Por: Dept. Redacción

Dos berlinas muy completas

El A6 3.0 TDI es una maravilla de automóvil. Lo cierto es que todos los calificativos aplicables son pocos, desde exclusivo, hasta exquisito, pasando por impresionante en potencia. Un automóvil que de 233 CV que se pone de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos; que alcanza los 247 km/h y que cuesta 52.110 €. Es una que combina elementos actuales con algún retoque del pasado, pero a medida que más lo miras, la admiración por este modelo va en aumento hasta quedarse con la boca abierta.

Por el contrario, el C6 es más vanguardista en sus líneas exteriores, no pasando desapercibido en ningún momento, para bien o para mal. Sus medidas son realmente sobresalientes y su presencia impone todavía más. Por el contrario, el Audi A6 es más discreto de líneas, y aunque la marca de los cuatro aros siempre se ha caracterizado por excelentes diseños, comparado con el C6 pasa más desapercibido. El Audi es prácticamente igual de largo pero parece a simple vista más pequeño que el Citroën.

El modelo galo presenta una mecánica de 6 cilindros con 204 CV de potencia y una aceleración de 0 a 100 km/h de 8,9 segundos. Por tanto la diferencia de caballos en relación con la versión germana se notan sobre todo en las aceleraciones.

En lo referente al habitáculo, el cuidado interior del A6 se hace patente y se muestra algo superior a su contrincante. El interior del Audi es excelente en cuanto a calidad de materiales y ajustes. Aquí sale a relucir el segmento al que pertenece. No es que el Citroën se quede atrás, pues cuenta con materiales de buena factura, aunque muestra una mayor sobriedad.

En el puesto de conducción del Audi, los asientos –confeccionados en cuero – aportan una mayor sujeción lateral y un ajuste lumbar más preciso. En este sentido, y a pesar de que ambos ofrecen una buena ergonomía del conjunto, el Citroën queda en desventaja por algún detalle. En cuestiones de habitabilidad y pese a ser el Audi  un coche más pequeño, ofrece el mismo confort que en el Citroën. Ambos cuentan con respaldo abatible por partes asimétricas, que permite aumentar la capacidad de los maleteros. En este apartado, sale ganando el modelo francés, tanto en una configuración como en otra.

Un buen puñado de caballos

Entre los dos disponen de más caballos de los que podemos encontrar en la Feria del caballo de Jerez. El ruido del motor del V6 alemán es una auténtica delicia. Cada acelerón transmite fuerza y poder. El sonido del A6 es el característico de la marca, con una ligera vibración cuando está frío, en cuanto alcanza la temperatura ideal nos transmite todas las sensaciones que esperamos de un propulsor de última generación. Así pues, un mundo de fuertes sensaciones que se ponen en marcha cuando giramos la llave de contacto. El puesto de conducción del A6 es más cómodo que el Citroën, con una mejor ubicación frente al volante, por lo que se conduce algo mejor.

El Citroën C6, en carretera, se mueve con una seguridad impresionante, entre otras cosas gracias a su extraordinaria suspensión, a ese equilibrio que atesora este buque insignia francés. El C6 actúa con soltura, con aplomo, con seguridad, con una gran estabilidad y con un paso por curva extaordinario. Por otra parte, la entrega de potencia de sus 204 CV es bastante suave y previsible, mientras que los 233 CV del Audi son más exagerados, dentro de los límites y el abanico de revoluciones de los vehículos diesel.

El A6 se agarra al asfalto como si llevara pegamento en las ruedas, y en los momentos difíciles, salta el control de estabilidad que hace el trabajo sucio cuando el pie derecho se emociona en exceso. El Citroën es más previsible en su conducción, pero también se comporta de forma sobresaliente cuando le pedimos algo de alegría, aunque la dirección flota más de la cuenta y hace que perdamos algo de tacto cuando apoyamos en exceso en virajes cerrados.

Como resumen final, y a la hora de tener que decantarse por uno u otro modelo, todo dependerá de lo que persiga el comprador. Si éste valora su cuidado aspecto interior, una imagen de prestigio y tecnología de vanguardia se inclinará por el Audi. Sin embargo, quien exija las mismas cualidades prestacionales, un comportamiento más suave en carretera, una mayor capacidad de carga y deje de un lado el refinamiento, el Citroën será su mejor opción, que además es más barato.

C6 2.7 HDI V6 CAS 6 vel.

Motor disposición: Delantero transversal
Nº Cilindros: 6 en V
Cilindrada: 2.721 cc
Potencia: 204 CV a 4.000 rpm
Par máximo: 440 Nm a 1.900 rpm
Tracción: Delantera
Cambio: Automática de seis velocidades Dimensiones y peso
Longitud: 4.908 mm
Anchura: 1.860  mm
Altura: 1.464 mm
Batalla: 2.900 mm
Peso: 1.946 Kg.
Aceleración 0 a 100 km/h: 8,9 segundos
Velocidad máxima: 230 km/h
Consumos (l/100 km):
Urbano: 12,0 litros
Extraurbano: 6,8 litros
Mixto: 8,7 litros 

A6 3.0 TDI quattro tiptronic 6 vel
  
Motor disposición: Delantero longitudinal
Nº Cilindros: 6 en V
Cilindrada: 2.967 cc
Potencia: 233 CV a 4.000 rpm
Par máximo: 440 Nm entre 1.400-3.250 rpm
Tracción: Total
Cambio: Automática de seis velocidades
Longitud: 4.916 mm
Anchura: 1.855  mm
Altura: 1.459 mm
Batalla: 2.843 mm
Peso: 1.840 Kg.
Aceleración 0 a 100 km/h: 7,1 segundos
Velocidad máxima: 247 km/h
Consumos (l/100 km):
Urbano: 11,8 litros
Extraurbano: 6,6 litros
Mixto: 8,5 litros