50 aniversario Renault Alpine | Auto Sprint

Auto Sprint

Renault Alpine

De los más buscados por los aficionados a los automóviles clásicos, el Alpine A110 cumple 50 años. Icono de la competición, se fabricó en los años 60 y 70.
El Alpine A 110 siempre llevó en sus genes la pasión deportiva y mecánica de Renault. Cabe destacar, en el plano deportivo, sus títulos de Campeón de Francia, Campeón de Europa o a Bernard Tramont que se proclamó Campeón de España de Rallyes dos años consecutivos, en 1.967 y 1.968, a los mandos de un Renault Alpine.

Por: Dept. Redacción

Se fabricaron en Francia más de 6.000 unidades, a las que hay que añadir las más de 1.500 de la Berlineta A 110 que se hicieron en España a partir de 1.967.
Previamente, entre 1.963 a 1.966 se fabricaron en España otras 365 unidades de los modelos Alpine precedentes, A 108 y A 108-1, hasta completar un total de 1.904 unidades de esta marca legendaria realizadas en nuestro país.

La relación entre y Alpine en España arrancó con la producción de los Alpine A 108 en 1.963, alcanzando las 272 unidades (161 en carrocería coupé y 111 en carrocería cabrio), con el motor del Dauphine Gordini de 845cc y 40 cv de potencia. Más adelante se montó la versión de 43cv.

A partir de 1.966, aprovechando los elementos mecánicos del R8 fabricado en España, (motor, cambio y tren delantero) comenzó la producción de la versión A 108-1. Esta versión contaba con novedades tales como los frenos de disco, y con detalles de equipamiento específicos, como la palanca de cambios con pomo de madera. Se fabricaron un total de 66 unidades.

Por fin, el 12 de junio de 1.967 se presentó en España el Alpine A 110 “español”, equipado con el motor de 1.108cc del R10 de 51cv fabricado en nuestro país. Se realizaron un total de 528 unidades hasta su sustitución por el más potente A 110 1300 en abril de 1.971. En este caso se utilizó el bloque motor del R12 montado en España, con 66,5 cv de potencia, e incluía faros auxiliares delanteros y frenos de disco en las ruedas traseras. Fueron 908 las unidades construidas de la versión 1300cc hasta finales de 1.976.

Por último, a partir de mayo de 1.977, se introdujo la versión A 110 1400, versión que sólo se produjo en España, equipada con el motor del R12 TS de 1.397cc y 85cv, añadiendo la culata del R5 Alpine francés que se importó para llevar a cabo la versión española para el R5 Copa. En mayo de 1.978 finalizó la producción, con 130 unidades de esta versión final. En total, 1.904 Renault Alpine fabricados en España, de los que 1.566 correspondieron a la Berlineta A 110.

La presentación en el Salón de París de 1962 fue el punto de arranque de la historia del motor del Renault 8 bajo el capó de los Alpine. Con un capó motor más plano, superficies acristaladas más grandes y las luces traseras del Renault 8, el coche derivado del Alpine A108 había ganado en estilo y elegancia. El nuevo motor obligó a realizar modificaciones en las entradas de aire. De hecho, al estar fijado el radiador del nuevo motor en la parte trasera, se realizaron aperturas en la parte alta de las aletas de resina que se remataron con molduras cromadas. Todas estas modificaciones reforzaron la elegancia de la Berlineta A110 cuya silueta sobria y magníficamente equilibrada resultó de una gran pureza.

Los motores
Marc Mignotet desarrollaría diversas versiones del motor del Renault 8 (956 cm3, 1108 cm3, 1255 cm3, 1296 cm3). Replanteada por Amédée Gordini, la potencia del bloque 1108 cm3 del Renault 8 pasaría a 95 CV gracias a un doble carburador. Más tarde aparecerían el motor 1289 cm3 del Renault 12TS, los 1470 cm3, 1565 cm3 y 1647 cm3 del Renault 16 y el 1605 cm3 del Renault 17.

Estabilidad en carretera
Los conductores suelen decir que este coche se comporta mejor en las curvas que en las rectas. La manejabilidad y la motricidad son sus puntos fuertes, gracias a la posición en voladizo trasero que hace que el coche se deslice y controle fácilmente desde el volante y el acelerador.

El equipamiento
Detrás del volante revestido de cuero aparecía el cuadro de instrumentos completo, con su cuentarrevoluciones y velocímetro. Dependiendo de las versiones, incorporaba un manómetro de presión del aceite, un amperímetro, un manómetro de temperatura del agua, un reloj… El resto es bastante sobrio, por no decir espartano. Los asientos eran de escay negro, con ajustes en inclinación y en profundidad. Las puertas llevabanun mando de manivela para subir y bajar las ventanillas. En algunos casos incorporaba un asa de sujeción para el pasajero, lo que en determinadas circunstancias podía resultar muy útil…Existía además un catálogo de opciones: faros adicionales, un depósito de gasolina más grande, llantas de aleación, asientos baquets…

En julio de 1977, la Berlineta número 6.892 y última construida en Francia sale de la fábrica Alpine de Dieppe. Curiosamente, no es azul, el color asociado al A110, sino verde metalizado.

La Berlineta también se construyó en cantidades más o menos limitadas en Brasil, México (unas 300), Bulgaria (unas 200), aparte de las 1.904 fabricadas por FASA en España.

Su ligereza y maniobrabilidad harán maravillas en competición. Además del placer que experimenten los pilotos, harán las delicias de los espectadores que podrán verlas realizar, en ocasiones, auténticas acrobacias. Casi es imposible establecer la lista de todos los éxitos de la Berlineta en competición, pero trataremos de referir las principales etapas. Al éxito de Tramont en España se añadieron numerosos triunfos en todos los lugares de Europa y del mundo.
1961 – 1968: José Rosinski consigue llevar el primer A110 hasta la victoria en el rally des Lions en 1963. El resto de la temporada continúa igual de fructífero con, entre otros hechos destacables, un scratch de un piloto llamado Jacques Cheinisse en el rally de Otoño.
Los siguientes años, varios pilotos «privados» destacan en competiciones nacionales e internacionales por delante de coches de marcas establecidas mucho más potentes.
1967: Los Alpine se convierten en Alpine Renault y aparecen nuevos pilotos: Gérard Larrousse, Jean-Claude Andruet, Jean-Pierre Nicolas para el equipo de fábrica, pero también Bernard Darniche, entre otros para los «privados».
1968: Tras las victorias de Gérard Larousse sobre nieve y hielo en el rally de Lorena, Jean-Claude Andruet se hace con el título de Campeón de Francia con cuatro victorias en la temporada.
1969: Jean Vinatier y Jean-Claude Andruet son los pilotos que, con diversas victorias, destacarían aquel año. Entre otras cosas, Jean Vinatier sería consagrado Campeón de Francia de los al finalizar la temporada.
1970: La Berlineta 1600 S acababa de obtener su homologación en grupo 4 y podía luchar al fin con unas armas similares a las de la competencia con coches más potentes. Jean-Claude Andruet, tras realizar unas cuantas hazañas y aceptar calmar su impetuosidad, ganó el título de Campeón de Francia y Campeón de Europa al terminar la temporada.
1971: Ese iba a ser también un buen año. Ove Andersson ganaría el rally de Monte Carlo, Jean-Luc Thérier acabaría segundo y Andruet tercero. Andersson también consigue la victoria en Italia frente a una “armada” de Fiat y Lancia que le pisaba los talones. Consigue asimismo la victoria en el rally austriaco de los Alpes y en la Acrópolis, dando así el título internacional a Alpine. Por su parte, Jean-Pierre Nicolas gana el campeonato de Francia.
1972: El motor 1600 fue sustituido por un 1800 cm3 más potente. Jean-Claude Andruet se había despegado del pelotón en el Tour de Córcega y seguirían otras muchas victorias compartidas por los distintos pilotos del equipo. Al concluir la temporada, Bernard Darniche se consagró Campeón de Francia y Jean-Luc Thérier consiguió ganar nada menos que el Rally de los Cévennes con un motor 1600 turbocomprimido. Esta técnica, que apenas acababa de nacer, terminaría por conocer un gran éxito.
1973: Imagínese a los mejores pilotos franceses del momento: Andruet, Darniche, Thérier, Nicolas, Piot, a los que añadiremos al experimentado Andersson. Súmeles un equipo de mecánicos dedicados en cuerpo y alma y un coche en el top de su desarrollo… La temporada arranca con la victoria de Andruet en Monte Carlo y, por detrás de él, otras cuatro berlinetas. En Portugal, Thérier y Nicolas consiguen el doble triunfo. En el rally de Marruecos, Darniche es absolutamente soberbio. El resto de la temporada estará a la par: Alpine Renault se hará con el título de Campeón del Mundo y Jean-Luc Thérier se consagrará Campeón de Francia.
1974 – 1975: Nicolas gana el Rallye de Marruecos y es segundo en el Tour de Córcega pero fue Henry quien consiga la última victoria del A110 en el Criterium de los Cévennes de manera oficial.

Tras una carrera gloriosa y un palmarés prestigioso, el Alpine puede retirarse oficialmente.  Sin embargo, en manos de pilotos privados, este coche seguirá acaparando muchas victorias en los años siguientes y se convertirá de forma definitiva en icono.

Las versiones que existen por años a nivel mecánico son:

1963 con cilindrada 956 cm3, potencia 44 CV y procedencia mecánica Renault 8
1964 con 1108 cm3, potencia 58 CV y motor Renault 8 Major
1965 con 1108 cm3 y potencia 77 CV o de 1149 cm3 con 93 CV, ambos con motor Renault 8 Gordini 1100
1966 con 1255 cm3, 88 CV motor Renault 8 Gordini 1300
1967 con 1296 cm3, 102 CV motor Renault 8 Gordini 1300 o 1470 cm3 con 75 CV con motor Renault 16
1968 con 1565 cm3, 92 CV motor Renault 16 TS
1969 con 1565 cm3, 122 CV motor Renault 16 TS
1970 con 1289 cm3, 72 CV motor Renault 12
1973 con 1605 cm3, 122 CV motor Renault 12 Gordini
1976 con 1647 cm3, 95 CV motor Renault 16 TX

Galería de fotos: