Saab 9-4X, la interpretación sueca del crossover | Auto Sprint

Auto Sprint

saab-9-4x_01

El segmento SUV, crossover, todocamino o como se le quiera llamar, tiene un nuevo representante llamado Saab 9-4X.
Dentro de la marca se sitúa entre el todoterreno 9-3X y el sedán 9-5, mientras que en el mercado se sitúa como una alternativa premium gracias a una potente gama de motores, una habitabilidad muy conseguida y una capacidad de carga por encima de la media. El sistema de tracción total adaptativo Saab XWD y un chasis diseñado desde cero para el todocamino, completan la primera inserción de Saab en este emergente segmento.

Por: David Herranz

Ya son demasiados es lo primero que se piensa al conocer el plan de Saab de lanzar al mercado el año que viene este 9-4X. Lo cierto es que toda marca de cierto prestigio tiene su propio crossover a punto para sus clientes y como marca a la vanguardia de los modelos selectos no podía dejar de tener el suyo propio.

Con el Saab 9-4X la marca sueca no ha querido engañar a sus clientes. A pesar de contar con un trabajado sistema de tracción a las cuatro ruedas no es un vehículo pensado para las pistas de campo, a menos no de forma habitual. Es un vehículo pensado para cómodos y solventes viajes por carretera, con mucho mimo a los ocupantes y lo necesario para dotar al vehículo de unas prestaciones suficientemente deportivas.

Saab 9-4X 2011 lateral trasera

Saab 9-4X 2011 lateral trasera

En cuanto al diseño las influencias del concepto Car Aero X y del sedán 9-5X son evidentes. Del primero toma la forma de la parrilla y la iluminación exterior tipo bloque de hielo. Del sedán coge la forma de las ópticas, el diseño de la cintura y la forma envolvente de la luneta trasera. Es un vehículo 100% Saab y cuenta con una personalidad propia. Líneas claras y poco ostentosas para un pragmatismo que se abandona cuando vemos su interior. La versión Aero de alta gama incluye unas aparentes llantas de 20 pulgadas y nueve radios, mientras que las de serie son de 18.

Los orígenes aeronáuticos se reflejan en su interior como la lectura de velocidad al estilo de un avión, iluminación en tonos verdes para las agujas de los diales principales, salidas de aire con reguladores joystick y el botón de encendido Start/Stop situado entre los asientos delanteros junto a la palanca de cambio. Los mandos están orientados hacia el conductor y el asiento se regula electrónicamente en 8 posiciones distintas para una comodidad por encima de la media. La larga lista de opcionales sube el caché del vehículo en su interior. Algunos son:

– Consola en acabado madera o fibra de carbono
– Diez altavoces Bose con sonido envolvente 5.1
– Climatización bi-zona
– Dos pantallas de 8 pulgadas en los asientos traseros

Interior Saab 9-4X

Interior Saab 9-4X

Por otro lado también está muy depurado el sistema de carga una vez se abaten los asientos. Los asientos traseros han sido diseñados para plegarse en un solo movimiento sin mover los cojines. La superficie que queda es plana y puede organizarse con los ganchos que incorpora. Además el portón trasero se puede abrir por control remoto y programar la altura de la apertura para espacios reducidos como un garaje.

En materia de motores son dos las opciones, el atmosférico 3.0 de 265CV e inyección directa y el turboalimentado 2.8 de 300CV disponible para la versión Aero. Ambos son V6 de aluminio y equipan cambio automático de 6 velocidades. El 2.8 cuenta con un competitivo par de 400 Nm entre 2.000 y 5.000 para una entrega de potencia adecuada en cada circunstancia. Dos conjuntos motrices que se combinan a la perfección con el chasis diseñado desde cero para el modelo y el control de tracción Saab XWD.

El Saab XWD varía con constantes ajustes la entrega de par motor entre los ejes delantero y trasero, lo que incide en un comportamiento más preciso. Actúa junto con el autoblocante del diferencial trasero para añadir más adherencia en la marcha. La versión Aero añade a ello el Saab DriveSense, un amortiguador en tiempo real que aprende de la forma de conducir del conductor para estar más preparado en cada momento. También se pueden activar los típicos modos Confort, Sport o Eco para modificar la respuesta del acelerador y la relación del cambio según queramos.

En materia de seguridad esperan seguir la estela del 9-3X y el 9-5X y conseguir cinco estrellas Euro NCAP, para tener así otra cosa más con la que estimular su lanzamiento en los próximos meses.