Panda Raid 2010 | Auto Sprint

Auto Sprint

Panda Raid 2010

Coincidiendo con la celebración del 30 aniversario del modelo Panda, Essaouira pone punto y final a la aventura de Panda raid 2010.
Después de 8 intensos días mezclados en la cultura marroquí, viviendo un desafío cargado de emociones, los equipos, arrastrando el cansancio acumulado, consiguen llegar a bordo de sus maltrechos pandas a las playas de Essaouira, objetivo final después de 4000 km.

Por: Dept. Redacción

En el momento de la salida estaban lejos de imaginar lo que les esperaba. El recorrido ha sido una sorpresa para la mayoría; todo tipo de terrenos y superficies se dieron cita en esta edición, adornados con grandes paisajes que pusieron a prueba a participantes y vehículos. Algunos lo han calificado como duro y difícil, pero eso si, con una sonrisa en sus caras.
Algo más allá de la aventura, un nuevo capitulo en sus vidas y una nueva pagina en la historia de Panda raid.

En esta edición del 2010 han estado presentes valores como el espíritu de equipo, la convivencia y la solidaridad, sin dejar de lado la sana competitividad, requisitos imprescindibles para afrontar puntos culminantes de las etapas.
Esta comprobado, el carácter aventurero sigue siendo clave en Panda raid.

Todos han ganado, aquí no hay vencidos. Los mejores clasificados bautizados como «los hijos del desierto» han sido el equipo nº17 formado por Gonzalo Valero y Laura de la Fuente apoderándose de la victoria en la ultima etapa, donde  todos los equipos tuvieron mas de un problema.
Los ganadores al vehiculo mas original por decisión unánime de los participantes ha sido el equipo nº 11 Natx García y Rubén García (Los panderetas) los cuales consiguen llegar in extremis a las playas de Essaouira para alegría de todos tras el cambio de su motor!

En Panda raid todo puede ocurrir, no hay nada escrito, y así fue. Casi todos los fenómenos meteorológicos estuvieron presentes en esta edición. Lluvias, tormentas, vientos huracanados, la peor de las nieblas y una difícil travesía en el estrecho. Todas estas dificultades no hicieron más que potenciar el valor de los equipos para continuar su camino y crecerse ante las adversidades. La otra cara de la moneda llego después, en forma de sol, calor y polvo a través de los grandes espacios del desierto de Marruecos, encontrando solos o en grupo el camino correcto para alcanzar la meta diaria. Poco a poco este grupo de aventureros cogieron el hilo a la brújula, al libro de ruta, a interpretar el terreno y a salir de las situaciones limite por sus propios medios. Por su afán de superación, ellos y la mecánica de sus pandas son los verdaderos héroes del raid.