Chevrolet Corvette ZR1, equilibrio a toda velocidad | Auto Sprint

Auto Sprint

Chevrolet Corvette zr1

Esta versión del popular Corvette es un superdeportivo capaz de alcanzar velocidades superiores a los 320 km/h que presenta un nuevo chasis, más ligero y adaptado a la potencia del motor de 647 caballos que incorpora. Para un mayor control se introduce de serie el novedoso sistema inteligente de suspensión Magnetic Selective Ride Control, frenos de cerámica de carbono y neumáticos Michelín PS2 especialmente diseñados para el ZR1.

Por: Dept. Redacción

El Corvette ZR1 ofrece cifras de auténtico superdeportivo. Un motor LS9 de 647 caballos de potencia y 819 Nm de par de motor, más de 320 km/h de velocidad punta… datos de vértigo que hacen honor a un digno heredero del Corvette de toda la vida.

El ZR1 se basa en el trabajo de diseño del Corvette Z06, adaptando el chasis a las nuevas condiciones del motor más potente. Así, a la estructura de aluminio heredada del Z06, el ZR1 añade paneles de carrocería exclusivos y componentes de transmisión adaptados a ellos. También incluye elementos de fibra de carbono en el suelo y en uniones con la estructura de aluminio para mayor ligereza y equilibrio del conjunto.

A esta estructura más ligera se le une  un nuevo sistema de suspensión que incorporan los vehículos más potentes de la matriz General Motors. La suspensión Magnetic Selective Control Ride permite reacciones a nuestras acciones con un lapso de un milisegundo, lo que le convierte en la suspensión más rápida en el tiempo de reacción. En cuanto a sensaciones de conducción, la aceleración es ahora más fluida y sin tirones. Además, se elimina el movimiento del eje trasero en curvas con asfalto bacheado.

Por lo demás, el Corvette ZR1 equipa frenos mas potentes de cerámica de carbono, más ligeros y con mejor resistencia al calor y el desgaste. Junto con los neumáticos de especial diseño Michelín PS2 de verano, el se configura como un vehículo de altísimas prestaciones de las que se puede disfrutar de forma intuitiva y sencilla. Este fue uno de los objetivos en su desarrollo, el conseguir un Corvette capaz de reventar el asfalto y al mismo tiempo ser apto para la conducción diaria en ciudad.