Volvo de 50 aniversario | Auto Sprint

Auto Sprint

Clasicos Volvo P220

Un agradable viernes del verano de 1956, Volvo presentaba un coche totalmente nuevo: el Amason. Sí, exactamente así es como se llamaba, con “s”. Pero apenas había habido tiempo de pronunciar su nombre cuando se desató una gran controversia en torno a él. Con todo, el coche se convertiría en un gran éxito de ventas de Volvo que duraría más de diez años.

Por: Dept. Redacción

Fue precisamente un día 3 de agosto cuando el nuevo Amason/120 fue mostrado a un entusiasta concesionario de Volvo en un congreso celebrado en Skövde. El coche expuesto llevaba el chasis número 2, tenía el volante a la derecha y estaba pintado en dos tonos, diferenciándose en la ulterior versión comercial en numerosos detalles tanto del exterior como del interior.

El automóvil había sido diseñado por el joven Jan Wilsgaard, que se había inspirado en el diseño automovilístico italiano, británico y estadounidense de la época. El resultado fue la primera carrocería de pontones de Volvo y un diseño que, todavía hoy, resulta atractivo y que contenía varios elementos de diseño que aún pueden verse en los Volvo actuales.
Aunque los planos del motor habían contemplado varias alternativas diferentes como, por ejemplo, un pequeño V8 y un seis en línea, finalmente se optó por un cuatro en línea de 1,6 litros y 60 CV. Este motor, el B16, no era más que una versión mejorada del motor B4B del PV444. La transmisión de potencia a las ruedas traseras se realizaba a través de una caja de cambios de tres velocidades aunque, ya durante la primera exhibición Skövde, se produjeron las primeras quejas por la falta de una cuarta velocidad. Con todo, el nuevo Volvo era un automóvil de gran belleza y con un futuro muy prometedor.

Clasicos Volvo Amazon

El Amason se convierte en el Amazon/120
El nombre de “Amason” había sido elegido por su significado original. Si el logotipo de Volvo transmitía una sensación de masculinidad, el término “amazona” transmitía justo lo contrario. Además de a un automóvil y a un ciclomotor, las amazonas también han prestado su nombre, por ejemplo, al río Amazonas.
El “Amason” pasó a escribirse “Amazon” en todo el mundo antes incluso de que el coche saliera al mercado pero a las personas de Volvo a las que se les había ocurrido el nombre no tenían, lamentablemente, muchos motivos para alegrarse:
El fabricante alemán de motocicletas Kreidler acababa de lanzar un ciclomotor bautizado con el nombre de “Amazone”, lo había registrado y reclamaba un derecho exclusivo sobre él. El acuerdo final entre ambas empresas permitía a Volvo utilizar el nombre Amazon en los mercados nórdicos, pero no en el resto de los países. El ciclomotor Amazone, sin embargo, desaparecería del mercado muy pronto, en 1959. Si Volvo hubiera perseverado y ejercido algo de paciencia, seguramente habría terminado por conseguir el derecho a utilizar el nombre, y el coche se habría llamado Amazon en todos los países.
Un detalle curioso es que Volvo continuó escribiendo el nombre internacional con “z”, aunque el Amazon sólo se comercializara con ese nombre en los países nórdicos.

El Amazon pasa a ser el 122
Volvo 122 fue el nombre elegido para el nuevo modelo fuera de los países nórdicos, si bien en algunos mercados también se utilizaron las denominaciones 12 y 1200. La denominación internacional era P1200. Por consiguiente, este modelo de coches recibió oficialmente el nombre de 120, con la posibilidad de cambiar el último número para futuras variaciones del modelo. Las primeras unidades fueron entregadas a sus propietarios en febrero y marzo de 1957. Atrás quedaban las grandes letras cromadas de Volvo en el parachoques trasero y los pilotos rectangulares de las aletas delanteras del coche. El nuevo coche, sin embargo, llevaba de serie cinturones de seguridad en el asiento delantero, pilotos que “recorrían” los vértices de las aletas delanteras y nuevas insignias con el nombre de Amazon.

El nuevo automóvil, que únicamente fue construido en una versión berlina de cuatro puertas durante los primeros años, se convirtió en un éxito inmediato y en seguida rebasó al veterano PV444/544 en las estadísticas de ventas. La segunda versión lanzada, ya en 1958, era la del 122S (S de Sports, es decir, deportivo). Una mayor potencia y la anheladísima caja de cambios de cuatro velocidades conferían a este automóvil un enorme atractivo a ojos del público. Un año después, en 1959, el Volvo Amazon y el PV544 se convertirían en los primeros coches del mundo que se comercializaban de serie con cinturones de seguridad de tres puntos en los asientos delanteros.

El precio de venta original era de 12.600 coronas suecas ex-fábrica en Gotemburgo. En aquella época, la fábrica era la antigua instalación de Volvo en Lundby, aunque el Amazon también fue el primer Volvo que se fabricaría en la fábrica de Torslanda, inaugurada en 1964. El Amazon también fue el primer Volvo que se fabricó en la fábrica belga de Gante, que comenzó su actividad en 1965, y también se llevaría hasta Halifax (Canadá) el ensamblaje de las unidades destinadas al mercado canadiense. Aquellos Amazons se comercializaban con el nombre de Volvo Canadian.

Clasicos Volvo 123gt

De 60 a 115 CV
En 1961 se introdujo una versión de dos puertas, bautizada con el nombre de 121, y en 1962 se añadieron más puertas; la versión familiar, denominada 220, fue presentada en el Salón del Automóvil de Estocolmo. El nombre de Amazon ya se había abandonado oficialmente en 1961, recibiendo los distintos modelos diferentes designaciones numéricas en todos los mercados. Pese a ello, sin embargo, Volvo continuó comercializando y vendiendo Amazons en Suecia hasta su retirada de la fabricación, en 1970.
El contenido técnico fue evolucionando en paralelo al desarrollo del modelo. Los motores fueron creciendo de tamaño y potencia, pasando de los 1,6 litros a los 1,8 litros y, por fin, a los 2 litros (el motor B20).La potencia también pasó de los 60 CV originales a los 115 CV de la versión deportiva 123 GT. Las tres velocidades se convirtieron rápidamente en cuatro, incluido un “overdrive” (supermarcha) opcional en la marcha más alta. Los tambores fueron sustituidos más adelante por frenos de disco, incluso con servofreno, cuando la vida de este modelo ya tocaba a su fin. La dinamo dejó paso a un alternador, y se instaló una primitiva forma de control de los gases de escape, además de cinturones de seguridad en todas las plazas, tanto delanteras como traseras, antes de que la producción se interrumpiera definitivamente.

 El 123 GT fue el más potente de todos los modelos del 120 que se comercializaron. Incorporaba, entre otras características, un cuentarrevoluciones, un deportivo volante de tres radios y faros auxiliares de serie.
La versión menos atractiva del 120 fue el Favorit, una versión más simple y barata del 120 básico que, pese a su nombre, jamás se convertiría en favorita.
En conjunto, no obstante, los automóviles de la serie 120 se vendieron muchísimo en su época. Comparemos los 440.000 PV444/544 fabricados en veintiún años con las 667.323 unidades del 120 producidas durante sus catorce años de existencia. Y más de la mitad de ellos se exportaron.
El último Amazon construido saldría de la línea de acabado de la fábrica de Torslanda el 3 de julio de 1970. La interrupción definitiva de su producción puso fin a una prolongada serie de coches fiables y resistentes que contribuyeron enormemente a fraguar la reputación de Volvo como fabricante de coches seguros y de precios atractivos. Para entonces, este polifacético automóvil había prestado un servicio seguro y fiable a miles de familias de todo el mundo y a numerosos cuerpos de policía, además de ganar el rally Acrópolis, entre otras muchas cosas. Los miles de Amazons que aún se conservan por todo el mundo continúan siendo ejemplos vivos de un auténtico superviviente, se trate de cuidadísimos automóviles de coleccionista o maduros utilitarios de uso diario con cientos de miles de kilómetros a sus espaldas.